Lost
garden
So embrace the darkness and I will help you see That you can be limitless and fearless if you follow me. We are the lions in a world of lambs
Estación
Actualmente Elysium atraviesa un maravilloso verano, predominando los días soleados, aunque también de vez en cuando es posible toparse con días donde las lluvias no paran de caer sobre la isla. Las temperaturas varían bastante, yendo de los 33° como máximo hasta los 18° como mínimo. Esta temporada es ideal para paseos en la playa, fiestas al aire libre, todo tipo de actividades recreativas en las que puedas disfrutar de un hermoso sol y cielo despejado en su mayoría.
links rápidos
Conectarse



Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 59 durante el Miér Ago 01, 2018 1:55 pm
Créditos
Skin diseñada exclusivamente por el staff de Lost Garden para su uso exclusivo en el foro. Prohibida su copia, cualquier forma de plagio, sea total o parcial, será severamente castigada. Agradecimientos especiales a Dixinmortal y Asistencia Foroactivo por los tutoriales utilizados para la creación de esta skin. Las imágenes utilizadas en las categorías pertenecen en su totalidad a la artista Sakimichan, únicamente editadas para su implementación en el foro. Los personajes e historias que aquí se albergan son de la autoría de sus usuarios, quienes le dan vida a este proyecto, muchísimas gracias a todos por su paciencia.

God Friendly - Priv. Vangelish

Ir abajo

por Luanna Nordskov el Sáb Jun 30, 2018 1:52 pm
¿Conoces la casa de la bruja?

Se dice que en la zona residencial, allá donde las ultimas casas en realidad fueron las primeras hace mucho tiempo, donde la naturaleza de la isla no ha dejado que el paso de la civilización llegue a apaciguar su poder…ahí, donde las casas son mas antiguas que las calles donde transitan las almas que las habitan…ahí, hay una pequeña casa, la casa de la bruja.

¿Cómo fue hace tiempo? Tal vez sus paredes que ahora lucen de un color hueso derruido y apagado, fueron alguna vez de un blanco total. La fachada de alguna forma sigue en pie, mas la maleza y la naturaleza de han adueñado de la casa por completo, comiéndose de forma lenta sus paredes y ventanas como un monstruo verde que avanza a paso lento; sus ramas y flores abrazan los cimientos y barrotes que mantienen un pequeño porche en pie, mientras los arboles se han encargado de esconder la mayor parte del resto de la casa, atravesando el techo por diferentes puntos, haciendo ver que nada podría detenerlos en su crecimiento. Desde la cerca que separa a la calle de la casa, puedes ver un sinfín de flores y plantas, raíces que se pierden por el suelo como serpientes y arbustos que no han sido cortados en años, aun así de forma casi “accidental” si te atreves a cruzar el umbral creado por un arco de ramas, encontraras un camino, un paso libre que te deja llegar hasta las escaleras y posteriormente a la puerta que alguna vez fue de un vibrante color rojo. ¿Quién creería que alguien vive ahí? Para los ojos mortales ese lugar no es más que un rincón de leyendas y mitos, algo que había que temer y donde los “retos” solían tomar lugar entre las generaciones de jóvenes. Para ojos viejos seria una casa cuya alma yace dormida, templada con el paso de los años, ignorando a una civilización que a avanzado en pasos gigantes, pidiendo que se le deje en paz.

Pero si te fijas bien, si tienes la vista aguda y los sentidos a flor de piel, notaras como algunas rocas tienen simbologías igual de antiguas que la casa, tallado en su superficie. Como las flores y las plantas parecen mecerse ante un viento inexistente o como parece que por las noches pequeñas luces parecen danzar entre ellas ¿luciérnagas? Tendrías que ver dos veces para asegurarte de ello; el como el marco fuerte de roble tiene tallado sellos de protección, de vida, de advertencia que pasa tan suave y peligroso como el cascabel de una víbora. Y si logras abrir la puerta, tal vez te lleves la mayor sorpresa de todas.

Uno espera desastre, suciedad, olor a humedad y a polvo por todos lados, pero…no es asi. Aun pese a la clara invasión de los arboles a todo alrededor, la casa goza con una luz natural que no solo alumbra cada rincón de la estancia, sino, parece llegar a cada espacio de la casa, regalando un sentimiento de paz y un ambiente tan acogedor que te toma por sorpresa. Lu nunca fue de lujos mas los muebles que estaban en su morada eran tallados en roble de colores que la naturaleza les da, mas es el verde el que llena tu mirada por completo. Plantas, por cada lugar al que voltees hay miles y miles de plantas, de todas las naciones y tamaños, mas lejos de ser un desastre, cada una tiene su lugar en hermosas macetas o vasijas o pequeños floreros elegantes o cubetas de madera que cuelgan del techo todo en su lugar, todo acomodado de forma armoniosa. No hay muchas paredes que separen las estancias ya que en su lugar hay ventanas que te hacen creer que todo es mas grande de lo que piensas, el color blanco esta en las paredes y en los muebles dando una sensación de pulcredad total. Hay unas escaleras que se dirigen tanto arriba a un segundo piso, como abajo, donde se encuentra un sótano lleno de todo lo que la bruja pueda necesitar para sus trabajos y al cual se puede ingresar o salir por una puerta privada a un costado de la casa a desnivel.

Es ahí donde estaba la bruja en esos momentos, con su rostro metido en las viejas paginas de un libro tan grande que tenia su propio pedestal para sujetarlo. Su cabello brillaba como estrellas ante la luz cálida de las velas que flotaban por todas partes en burbujas de cristal, jamás chocando con nada y siempre en sincronía. En una enorme mesa tallada en roble se podían encontrar tomos de todos los tamaños, frascos de cristal con distintos colores y formas, similares a los que adornaban los estantes en las paredes del lugar y en un rincón un caldero tan oscuro y viejo que dejaba ver su clara pertenencia a la familia desde hacia generaciones. Plumas, escamas, fuego mágico que parecía nunca morir aun estando dentro de un frasco y una que otra ave que entraba y salía a su gusto por las pocas ventanas que había, todo rodeando el espacio de Luanna, mientras esta depositaba en la mezcla burbujeante especias y pequeñas alas cristalinas, totalmente ensimismada con las escrituras en ese viejo libro.

-Tres…cuartos de…- murmura tan bajo que seria imposible entenderle -loto de luna…jum…-
Praesidium

Luanna Nordskov
Luanna Nordskov
150x150 (Sólo posts) : God Friendly - Priv. Vangelish DNB9LHGg_o

Mensajes : 15

Fecha de inscripción : 21/06/2018

Volver arriba Ir abajo

por Vangelis el Dom Jul 01, 2018 12:55 am
Las calles de la ciudad, pobladas y bulliciosas, vieron pasar una silueta oscura. Nadie le prestaba atención, pero instintivamente la evitaban, apartándose de su camino y abriendo así un pequeño pasillo por el cual avanzar. Inconscientemente mantenían la distancia, incluso chocando con otras personas para evitar entrar en contacto con el misterioso ser que se paseaba por esas calles. En mitad del tumulto llamaba la atención la forma en que se tramaba un sendero despejado, por donde cualquiera podría caminar cómodamente sin necesidad de empujones ni retrasos por tener que adecuarse al ritmo de quien iba en frente, pero que nadie aprovechaba. Todo mundo parecía hechizado, presa de una ilusión que les impedía vislumbrar ese camino. Pero no se trataba de magia, sino de instinto. La naturaleza de todo ser vivo comprendía una norma básica: evitar la muerte, y cuando esta salía a pasear no era conveniente ponerse en su camino.

La sombra, pues otro nombre no se le podía dar, continuó su camino alejándose del centro de la ciudad. A paso lento fue ingresando en las zonas netamente residenciales, donde habitaban los no tan privilegiados como para comprar un piso o alquilar en la zona céntrica. La concentración de gente en la calle bajó drásticamente, pero de todas maneras se podía ver a algún que otro peatón deteniéndose de golpe y desviando su camino para evitarla. Nadie, ni aunque viera este extraño comportamiento, decía nada ni hacía comentarios; repentinamente eso era algo normal.

Sí te vas… —En el último tramo, llegando a la zona más vieja y olvidada, la sombra se deshizo y debajo de ella pareció nacer la imagen de un hombre. Un sujeto alto, de fácil metro ochenta y cabello largo, rubio y desteñido. Vestía un traje negro, de porte elegante y con los primeros botones de la camisa desprendidos. Entre sus dedos sostenía un cigarrillo a medio fumar y parecía estar cantando—. No, no, no; no me voy  matar. —Llevó el cilindro de tabaco a sus labios en tanto chasqueaba rítmicamente los dedos, siguiendo la melodía que sonaba en su cabeza. Llamaba la atención el hecho de que en ningún momento abrió los ojos; no parecía necesitar de la vista para poder caminar a un ritmo respetable sin chocar con nada.

Repentinamente el hombre se detuvo, frenándose en seco con un pie en el aire, listo para dar el siguiente paso. Retrocedió un poco y finalmente abrió los ojos, desviando la mirada hacia la casa delante de la cual estaba cruzando. Retiró el cigarrillo de sus labios, liberó el humo y se quedó observando la decoración natural que la adornaba. Silbó, sorprendido al reconocer ciertos símbolos que a primera vista pasaban desapercibidos, pero que definitivamente pertenecían a algún tipo de hechizo de protección. No cabía duda: allí vivía la persona que estaba buscando.

¿Sabes? Mejor —entonó el inicio de una nueva estrofa, y desapareció. El hombre se volvió sombra y la sombra se precipitó hacia el interior de la casa, pasando a través de hechizos y conjuros como si directamente no estuvieran allí—. Llevate si queres el televisor. —Su voz hizo eco en las paredes; parecía venir de todas las direcciones.

Buenas tardes. —En menos de un segundo atravesó la planta baja y descendió hasta el sótano, materializándose como una sombra que se deshizo en ceniza, dejando ver debajo de ella la presencia del hombre sentado sobre la mesa de roble, sosteniendo entre sus manos un libro de tamaño considerable. Ojeaba las páginas, leyendo muy por encima; algo notable en la manera en que pasaba de hoja en hoja—. Pensé en tocar a la puerta, pero esos símbolos de arriba dejan bastante en claro que a usted no le gustan las visitas. ¿Estoy equivocado? —Desvió la mirada del tomo, fijándose en la bruja por primera vez desde su arribo al lugar. En sus orbes celestes se podía apreciar casi perfectamente la imagen de mil almas bramando del dolor, pero tras un simple parpadeo volvían a ser unos ojos normales.

Un ojo, en realidad: el otro estaba cubierto por un parche.


God Friendly - Priv. Vangelish ZvfKUcF
Judicium

Vangelis
Vangelis
150x150 (Sólo posts) : God Friendly - Priv. Vangelish DNB9LHGg_o

Mensajes : 11

Fecha de inscripción : 19/06/2018

Volver arriba Ir abajo

por Luanna Nordskov el Sáb Jul 07, 2018 3:34 pm
Lo sintió justo en el momento en que paso el umbral de flores, mucho antes de ingresar a su hogar. Una presencia tan única que la hizo detener lo que estaba haciendo, agudizando sus sentidos para prestarle la debida atención que tanto demandaba; era una energía que no imaginaba habría entrado jamás. La voz que reino en las paredes de su hogar la envolvieron por completo haciéndola voltear a cada rincón, buscando, sintiendo como cada palabra se colaba y dejaba una huella fantasmal plasmada en la madera. Pronto la presencia tomo forma física frente a ella dejando ver a un hombre sobre su mesa de trabajo el cual aun con el ademan sereno y desalineado que se cargaba, logro hacer que cada criatura de los alrededores guardara silencio.

De él parecía emanar una energía tan poderosa como serena, una energía y un alma que tocaba una melodía antigua y melancólica. Algo que parecía rodear cada cosa y ser con tentáculos invisibles que lamian la piel de la bruja y dejaban los bellos erizados. Una canción vieja, en un idioma perdido hace siglos y que las mentes mortales de ahora no podrían soportar, algo que seguro les haría perder la razón en un agujero negro de voces incorpóreas y oscuras; en él no existía rastro de luz alguno, ya que él era oscuridad pura, incluso estando a una pequeña distancia lo podía ver, como las sombras emanadas por la cálida luz de las velas parecían regocijarse ante su presencia, como la casa misma tan tranquila y adormilada le daba su espacio, su merecido respeto e incluso parecía mas fuerte y rígida que antes. Las aves que entraban y salían de ahí, habían desaparecido por completo y algunos de los símbolos en su mesa y libros antiguos brillaban de vez en cuando. Todo por ese hombre.

Su voz no era la gran cosa, claro, era grave y varonil, pero cargaba con ella la misma serenidad y casi pereza que cargaba el semblante del hombre. La peculiaridad de su ojos hizo a la bruja ladear lentamente la cabeza, sintiendo como su curiosidad comenzaba a hacerle cosquillas en la punta de los dedos – disculpe eso, a la casa no le gustó las veces que tuvimos…visitas no gratas- menciono, dejando al fin aquello que traía en las manos sobre uno de los tantos estantes a su espalda -Pero, me alegra ver que no han sido una molestia para usted…¿señor..?- solo formalidades, la elegancia que no se alejaba de la bruja fuera quien fuera, la voz serena y suave como la seda, todo ello sin olvidar los modales del que todo ser debía gozar. No tenia idea de quien era este ser frente a ella, pero algo en lo mas profundo de su alma vibraba a su son, una vibración que le indicaba debía tener respeto por quien se hallaba frente a ella pues era el fin del todo…pero ¿Quién? ¿Quién era con exactitud? No sentía temor, ni nerviosismo, era mas como si el extraño fuese un imán y atrajera la energía de ella sin siquiera intentarlo.

Con un chasquido de sus dedos hizo que todo lo que estorbara al ser se fuera a su lugar, cada cosa floto en dirección contraria haciendo espacio en la mesa y volviendo todo a su orden. No estaba segura per sentía que de tenerle un trabajo, iba a ser mucho mas interesante que un tónico que se sabia de memoria, así que también hizo a un lado el caldero, dejando que su contenido estuviera a fuego lento y al fin, centrar su mirada de nuevo en el hombre -¿la luz no le molesta? ¿lo prefiere mas alumbrado o asi esta bien?-


God Friendly - Priv. Vangelish Prueba2
Praesidium

Luanna Nordskov
Luanna Nordskov
150x150 (Sólo posts) : God Friendly - Priv. Vangelish DNB9LHGg_o

Mensajes : 15

Fecha de inscripción : 21/06/2018

Volver arriba Ir abajo

por Vangelis el Sáb Jul 07, 2018 5:49 pm
No existía quien pudiera recibir a la muerte y mantenerse estoico; ni siquiera los más bravos guerreros de la antigüedad eran capaces de evitar que su alma temblara cuando la presencia del Rey del Inframundo se hacía sentir cerca, anunciando su descenso. Pero tenía que reconocerlo: esa mortal podía lidiar con la resonancia de su alma de manera cuanto menos destacable. No parecía que fuera a caer en la locura, como tantos otros en el pasado, e incluso se mostraba tranquila pese a su densa y asfixiante presencia. Serenidad y elegancia, rasgos difíciles de encontrar en la actualidad, se imponían por encima del pánico que en otros casos inundaría el corazón del mortal que se encontrara a tan corta distancia de él. ¿Entendería su alma que no estaba allí para abrirle las puertas al Inframundo, o acaso estaría aceptando este destino inesquivable? Cualquiera fuera el caso, le agradaba.

Es menester entonces hacerle saber que mi presencia está lejos de no ser grata, ¿no lo cree? —Sin apartar la mirada del libro que sostenía entre sus manos, el dios habló, al parecer interesado en las líneas que su mirada desdibujaba. Acarició la yema de su pulgar con la lengua para humedecerlo, y pasó de página—. Vangelis, pero puede llamarme Van si así lo desea. Todo mundo lo hace, Luanna. —Ignorando monumentalmente el movimiento de los objetos a su alrededor, continuó con su lectura y entregó a la mujer la información que pedía, presentándose por su nombre actual y no por aquel por el que todos lo conocían. No hacía falta que supiera quién era él, sólo tenía que cumplir con el encargo que le tenía y luego podría seguir con su vida sin necesidad de saber que un crónida se había presentado en su hogar durante una de tantas tardes normales.

Es usted muy amable, pero le ruego que me trate como a cualquier otro visitante y se evite de detalles innecesarios. —En su voz se podía entrever el hastío de quien fue venerado desde que la memoria comenzó a ser llamada como tal, desde antes incluso, y ahora se hallaba deseoso por tener una conversación donde no entrara en juego su posición como condicionante—. No le quitaré más tiempo del que haga falta. Soy un hombre ocupado, el trabajo no me deja de llegar a cada segundo que pasa, así que seré conciso: tengo un encargo para usted. —Cerró el libro, se levantó y comenzó a caminar por la habitación, fijándose un segundo en el contenido del caldero que descansaba sobre las brasas—. Un brebaje, una poción es lo que necesito; una que sea capaz de desligar el alma de un ser, sin importar su naturaleza, de la esencia del inframundo —concretó.

¿Puede hacerlo? —Desvió la mirada del caldero y volvió a posarla sobre la bruja, tomando un cigarrillo de su bolsillo y encendiéndolo con el chasquear de sus dedos. El humo, denso y grisáceo, se fue aglomerando en su hombro hasta tomar la forma de una serpiente enrollada alrededor de su cuello, misma que descendió por su cuerpo hasta el suelo y se dirigió lentamente hacia el exterior. Los restos de humo la seguían, evitando impregnar el lugar con su distintivo aroma ni perturbar los sentidos de la bruja.


God Friendly - Priv. Vangelish ZvfKUcF
Judicium

Vangelis
Vangelis
150x150 (Sólo posts) : God Friendly - Priv. Vangelish DNB9LHGg_o

Mensajes : 11

Fecha de inscripción : 19/06/2018

Volver arriba Ir abajo

por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
Brother + elite sitesAfiliados normales